Intervención en salud en la comunidad gitana

Gitanos navarros celebrando el 8 de abril, Día Internacional del Pueblo Gitano

Gitanos navarros celebrando el 8 de abril, Día Internacional del Pueblo Gitano

Condiciones y estilos de vida.

Hablar de salud supone hablar de las condiciones en las que viven las personas. La evidencia científica expone que a peor situación de empleo, de vivienda y de educación, peor salud. Los gitanos en situaciones de exclusión, han padecido peor salud desde hace muchos años. Hablar de salud, supone referirse a los estilos de vida. En la tradición gitana, existen determinadas costumbres que les han protegido de las enfermedades. Actualmente existen otras costumbres muy extendidas y negativas como el tabaco, el exceso de grasas y dulces en la alimentación, la falta de ejercicio físico, etc. Estos hábitos están presentes en toda la población, pero su extensión en la comunidad gitana también es preocupante.

Pueblo gitano y Sistema Sanitario.

La relación de la población gitana con el Sistema Sanitario no empezó a normalizarse hasta el final de los años 80, cuando se produjo la universalización de la sanidad. Hasta entonces, un importante sector de esta población, no tenía cobertura sanitaria y se limitaba a la atención hospitalaria de urgencia y a la beneficencia. Hoy en día existen problemas de adaptación de muchas familias gitanas al Sistema Sanitario y una falta de adaptación por parte de éste a determinadas características y necesidades de las familias.

Crisis económica y salud.

La salud debe ser una prioridad para el avance de las familias gitanas, pero la crisis multiplica los problemas:
– La escasez de ingresos dificulta el mantenimiento de buenos hábitos alimenticios y el acceso a tratamientos.
– Los problemas relacionados con la vivienda, reduce los buenos hábitos preventivos.
– El estado de ansiedad que provocan las amenazas de desahucio, las deudas o las prestaciones que se demoran, etc, influyen en la aparición de problemas psicológicos o psicosomáticos.

Sin participación no hay cambio.

Para lograr el desarrollo de una comunidad es imprescindible su participación en la planificación, desarrollo y evaluación de los programas. No lograremos el cambio sin la participación de las personas.

El asociacionismo es una herramienta muy importante de participación, por eso es imprescindible que las asociaciones gitanas se impliquen en los programas dirigidos a mejorar su salud.

¿Qué pueden hacer las asociaciones?

Las condiciones de vida están muy relacionadas con la salud. El asociacionismo debe contribuir a reivindicar el desarrollo de políticas dirigidas a mejorar la vivienda, la educación, el empleo, o la imagen social de los gitanos.Algunas asociaciones llevan años desarrollando programas específicos de salud. Una de las claves consiste en que personas gitanas formadas trabajan en ellas como agentes o promotores de salud. Así existe una mejor coordinación con los/as profesionales socio-sanitarios. Las asociaciones pueden facilitar una mejor adaptación y aprovechamiento del Sistema Sanitario y de los servicios por parte de la población gitana.

Por Javier Arza Porras.