Tamara Serrano

tamara

Mi nombre es Tamara, soy una chica gitana, tengo 21 años y vivo en el Polígono Sur, en las Tres Mil Viviendas de Sevilla. Me gustaría hablar de mi vida, de mis estudios y de mi experiencia en el barrio.

Desde que llegué al barrio con cinco años, conocí a mucha gente, tanto payos como gitanos ya que, siempre me he relacionado con todos, sin importarme de qué cultura es, a qué religión pertenece, etc. Siempre me ha importado estar rodeada de personas con buenos sentimientos y que aporten cosas positivas a mi vida. Además, todos mis estudios desde primaria hasta bachillerato los he realizado en centros educativos de las Tres Mil Viviendas.

Durante el transcurso de mi etapa educativa, experimenté diversas dificultades en los procesos de aprendizaje, ya que no me sentía capaz de llegar tan lejos, ¿llegar a bachiller?, ¿yo? Pero sí, lo logré, y ahora estudio mi segundo ciclo superior, sintiéndome muy orgullosa de mí misma, no sólo por haber alcanzado mis metas, sino por superarme a mi misma y todas las barreras que me he ido encontrando durante todo el camino. Todo ello lo logré con esfuerzo, paciencia y con el apoyo de mi familia, que siempre me ha alentado a seguir por este camino.

Además, hubo un periodo en el que combiné mis estudios con ir de voluntaria a la parroquia Jesús Obrero, ayudando a los niños del barrio, evitando así que no estuvieran tantas horas en la calle y aprovecharan el tiempo para jugar y aprender a relacionarse con los demás, con unas pautas de comportamiento necesarias para convivir en este barrio, donde existe una alta tasa de diversidad cultural y conflictividad.
Mi familia siempre me apoyó para que siguiera con mis estudios, animándome a que estudiara lo que quisiera y lo que me hiciera feliz, gracias a ellos y a mis amigos lo he conseguido. Hoy día tengo un grado superior de higiene bucodental, el cual me ayudó a darme cuenta de que soy capaz de hacer todo lo que me proponga, de valerme por mí misma y no depender de nadie, ya que tengo las mismas capacidades que cualquier otro; realicé las prácticas cerca del barrio, las cuales me fueron estupendamente porque me enseñaron muchas cosas nuevas; tanto me gustó sentirme emprendedora, que ahora realizo otro grado superior, el de prótesis dental. Estos dos grados los hice fuera del barrio, lo que me ha aportado otros conocimientos y otras formas de ver la vida, pero lo más importante es darme cuenta de que soy capaz de estudiar lo que me proponga, como cualquier otra persona.

Soy consciente de que la familia en la que he crecido es de gran peso a la hora de ser como soy; me han inculcado valores como el cuidado, la amistad, la ayuda a los demás, el cariño, la unión o el valor de las tradiciones. Mi madre nació y se crió en el barrio del Saladillo, en Algeciras. Mis abuelos, mis tíos y mis primos siguen viviendo allí, por eso todos los veranos nos marchamos de vacaciones a esa zona para estar juntos. Nos encanta el mar, así que nos alquilamos una casa con lo que ahorramos durante todo el año con el trabajo de mi madre y otras ayudas que recibimos mis hermanas y yo al avanzar en nuestros estudios.

Me gustaría añadir que por el hecho de haber estudiado, no me siento menos gitana, ya que cualquier persona que estudia, sea de donde sea, no deja atrás sus creencias y sus costumbres.

Amarí.