Luisa Serrano

entrevista-interior

Luisa Serrano nació en Sevilla en 1998. Desde entonces vive en el barrio del Polígono Sur y acaba de finalizar Selectividad para tener acceso a la universidad; desea estudiar la carrera de Trabajo Social y, además, lleva una vida estable junto a sus padres y sus dos hermanas en un hogar en el que nunca ha faltado el respeto y la felicidad.

¿Qué significa para ti ser una mujer gitana?
Pues me siento aliviada por vivir en esta generación y no en una anterior, ya que mi vida hubiese sido totalmente diferente, tal vez no estaría estudiando, estaría casada, con hijos, etc. Aunque los tiempos han cambiado para la mujer gitana (estudian, progresan, etc.), aún sigue habiendo mujeres que se casan muy pronto y no estudian.
¿Qué te ha enseñado tu abuelo Vicente?
Mi abuelo me ha enseñado el respeto hacia los mayores y hacia nosotros mismos. El principal valor que me ha enseñado es la unión familiar.
¿Qué diferencias destacarías entre la generación de tu madre y la tuya?
Veo una gran diferencia entre ambas generaciones. Mi madre, por ejemplo, no fue al colegio, se casó muy joven, con 15 años, y su vida se ha basado en criar a sus hijas y cuidar de su familia.
En mi caso tengo distintas aspiraciones, como por ejemplo estudiar, no casarme tan pronto, viajar para conocer el mundo (distintas culturas, países, estilos de vida, etc.).
¿Qué edad tienes?, ¿cómo te ves a ti misma en diez años?
Tengo 18 años. En diez años me imagino que con mis estudios realizados y trabajando como trabajadora social; también espero estar independizada y organizando distintos viajes.
¿Qué valoras de la convivencia con personas gitanas y no gitanas?
En mi caso tengo amigas gitanas y no gitanas, además puede haber distintos temas que hable con más libertad con personas no gitanas. Me quedo con las cosas positivas que cada persona me ha aportado y que por ello soy quien soy.
Si pudieras aconsejar a otras jóvenes gitanas como tú, ¿qué les dirías?
Me gustaría decir a todas aquellas jóvenes gitanas como yo que por el hecho de progresar (estudiar, ser una mujer independiente, etc.) no dejas de ser gitana. Simplemente soy una joven que avanza en la vida. No entiendo la prisa que tienen algunas gitanas por casarse, por tener hijos como si no hubiera tiempo. La vida es un largo camino en el cual da tiempo a hacer todo y más, antes de llegar al final. Además, algo fundamental para seguir creciendo como persona es interaccionar con el resto de la sociedad, dando igual su raza, su religión, su clase social… para así poder conocer distintas formas de vida, de ver y juzgar ciertas cosas. Quiero avanzar, no olvidar.
Lo importante es quedarte con las buenas cosas (hechos, valores, comportamientos) que te han aportado las personas con las que te vas encontrando a lo largo del camino.

Entrevista del Nº5. Otoño de 2016.
Por Mariola Cobo Cuenca.