«Nana para el Cristo de la Sangre»

cristo

Dicen que por San Agustín
vive una buena gitana,
Dolores lleva por nombre,
Lola en su barrio la llaman.

Lleva bordao en su vestío,
su sangre, la de su raza,
lleva bordaos martinetes,
hierros de fragua gitana,
pañolillos de lunares,
delantal, y en las enaguas,
clavelillos reventones,
ruedas de carros doradas…

Pies errantes,
piel morena,
campos verdes,
y la cal que hay en su casa…

La Lola a veces llora,
otras veces ella canta,
canta una nana a su niño,
su hijo, el de sus entrañas…

Su hijo es el de la Sangre,
va clavao, y una lanza
ha atravesao su costado,
cómo atraviesa ésta el alma.

El alma de su mare, la Lola,
lleva clavá siete espadas,
siete dolores, siete penas,
por eso canta esta nana:
«Duérmete mi niño, sueña,
descansa aquí en mi falda,
te abrazaré con mis manos,
te meceré con más ganas,
quiero acariciar tu pelo,
gitano de buena casta,
sangre de cayos reales,
príncipe de la esperanza.
Hijo de Dios hecho hombre,
mi hijo de mis entrañas
duerme, quédate en mis brazos,
descansa aquí, en mi falda».

Salomé Torres Fernández
Nací en Écija en 1968. Soy una mujer divorciada y tengo dos hijos.
Soy una gitana de a pie,… sencilla y madraza por encima de todo, ya que lucho por la enfermedad de mi hija.
Los poemas los edito para que ella los recite ya que es maravillosa declamándolos.

Literatura del Nº5. Otoño de 2016.
Por Salomé Torres Fernández.