Juan Andrés Amaya Torres


Obra perteneciente al artista como símbolo de pureza.

Soy Juan Andrés Amaya Torres y soy de “los Juan-Andreses“. Soy de Almería, tengo 21 años, estudio y aún vivo con mis padres; honradamente, trabajo en una tienda de ropa como dependiente. Nací con los colores y me enamora el arte de la pintura. Vivo dentro de los colores porque desde que era un niño, mi abuelo Andrés conocido como “el artista de los mosaicos”, me incitaba a buscar siluetas en las cosas, en la expansión del relieve de toda una pared de gota. Estudié en la Escuela de Arte de Almería (donde se imparten ciclos formativos de Enseñanzas Artísticas profesionales de Grado Superior, el Bachillerato en su modalidad de Artes y los Estudios Superiores de Diseño de Interiores, equivalentes a Grado). Sin embargo, la situación económica de mi casa no me empuja a separarme de mi familia, dejándolos solos y mucho menos comenzar un grado artístico fuera, ya que en Almería no hay una Facultad Artística. Lo intenté en Sevilla, de mochilero, tan solo unos meses de curso, pero mi realidad es que no es el momento y de momento pinto, haciendo retratos para poder ayudar a mi familia y algún día terminar mi carrera para poder impartir clases como profesor. Mi único propósito en la vida, aparte de amar y respetar a mi familia más que a nada, también es respetarme a mí mismo. No debo ser menos que nadie, ni mejor…

Desde las Artes del Nº7. Primavera de 2017.
Por Juan Andrés Amaya Torres.