Las minorías gitanas1 : de la exclusión a la lucha por sus derechos

El objetivo de este texto es contribuir al debate sobre la construcción de los colectivos gitanos como minorías a partir de la reflexión en torno a conceptos básicos. Realizo aquí un esfuerzo de comprensión de este universo social, cultural e histórico específico, y, aunque no es el mío, percibo proximidades con el contexto brasileño en muchos aspectos.
Como punto inicial, parto del texto La doble identidad del pueblo2, de Giorgio Agamben, en el que el autor retoma el concepto “pueblo” y las dos significaciones que este vocablo adquiere a lo largo de la historia. Una es la idea de Pueblo (con mayúscula) en cuanto a ciudadanos de un cuerpo político unitario y la otra es justamente la consideración de los excluidos como pueblo (en minúscula).
La primera noción parte de un cuerpo integral y sin fracturas, la segunda de una multiplicidad fragmentada. Más que dos conceptos diferentes, Agamben los entiende como una relación compleja, un doble movimiento. Inclusión y exclusión caminan juntas. La primera, en la idea de un cuerpo político y la segunda, en el cuerpo natural de la vida cotidiana. Uno, sólido porque en determinado momento se confunde con el Estado único; el otro, vaciado, numeroso, en demasía y, por eso, peligroso.
Tanto la miseria como la exclusión social ya no son vistas como tolerables en la época moderna, pero suprimirlas supone la unión de pueblo y Pueblo en un sólo cuerpo, algo inaceptable en el proyecto democrático-capitalista occidental. Así, el cuerpo político es buscado por algunos grupos sociales que no se sienten parte del mismo. Se dan muchos intentos de eliminar estos grupos, o bien a través de persecución y asesinatos, o bien por la asimilación cultural o deslegitimación de sus modos de vida.
Entonces, ¿qué son las minorías? Son los grupos sociales a los cuales se niega la participación en el cuerpo político integral, en el Pueblo. La realidad concreta es mucho más compleja que los proyectos políticos y las reflexiones teóricas. Estos grupos sociales son diversos y, además, no siempre viven en condiciones de pobreza, aunque el proyecto democrático-capitalista occidental intente ubicarlos siempre ahí.

La construcción cultural de la inferioridad de las minorías gitanas

La percepción de que algunos grupos sociales son inferiores a otros, es una de las facetas del proyecto colonial. Y como afirma Margareta Matache3, profesora romaní de la Universidad de Harvard, en el caso de los gitanos los llamados Estudios Gitanos han contribuido en ello. Es decir, la producción académica “ha perpetuado los modelos de pensamiento prejuiciosos, racializados o sesgados sobre los gitanos” (2016, no paginado).
Así, muchos son los autores que han influido en la consolidación de la idea de que grupos inferiores son aquellos que no pertenecen a la “categoría de ciudadanos europeos eurocéntricos, entendidos como cristianos y blancos” (MATACHE, 2016, no paginado). ¿Cómo? Poniendo a éstos en oposición a los primeros y, luego, haciendo una construcción positiva de la imagen de la sociedad europea blanca y cristiana. Este contexto hace que se establezcan y petrifiquen privilegios sociales, culturales, económicos y políticos que quedan fuera del alcance de los grupos situados en el nivel inferior.
No obstante, si en un primer momento los Estudios Gitanos abordaban este grupo social desde la construcción de una imagen de inferioridad pura y simple, en las últimas décadas se han elaborado reflexiones desde la perspectiva de la marginalización. Y esa es precisamente la raíz desde donde surge la constante idea de necesitar integrar a los gitanos en la sociedad, pero siempre en el sentido de que son los colectivos gitanos los que han de adaptarse a las estructuras vigentes y a renunciar a las perspectivas de su cultura. Por tanto, cabe preguntarse: ¿y cuándo se entenderá, en aras del respeto y la convivencia democrática en la diferencia, que es la sociedad mayoritaria la que ha de adaptarse a las otras culturas?

Pauperización de las minorías gitanas

En el texto Estereotipos, estadísticas y nuevo orden económico: retorno crítico sobre la fabricación de la ‘cuestión rom’, Martin Olivera explica que la “cuestión rom” es una herencia del “problema gitano” (problème tsigane) que surgió en la Europa occidental a inicios del siglo XX. Mientras éste se caracterizaba por el control, represión y asimilación de los Roms, con la consolidación de los sistemas democráticos europeos, y la propia lucha de los colectivos gitanos, se cambia de dirección y se habla del respeto a las minorías, la promoción del multiculturalismo y la inclusión de los segmentos sociales más débiles. Ahora bien, el mismo autor nos recuerda que hechos recientes en Francia4 nos muestran que en realidad las dos ideas no están tan alejadas como se puede pensar en un primer momento o se intenta hacer creer.
La sociedad mayoritaria se autoimpone así el reto de pensar y solucionar la inclusión/integración de los Roms. Un desafío que ya empieza con muchos problemas conceptuales. Y bajo una perspectiva oficial y mediáticamente legitimada, se crea la idea de los Roms como una población problemática, objeto de recomendaciones oficiales y de políticas globales de inclusión. Tales políticas se basan en informes y estadísticas oficiales que orientan y justifican las acciones de ONGs e instituciones internacionales.
Según Martin Olivera, gran parte de los informes y estudios cuantitativos publicados están más interesados en ver si los Roms son realmente pobres y segregados que en medir la amplitud de su marginalidad. Así, lo que se encuentra frecuentemente en tales documentos son los problemas sociales y económicos vividos por los habitantes de territorios desfavorecidos que, generalmente, están ocupados por los Roms. El autor habla entonces de una etnización de la pobreza.

Además, es importante abordar también la pauperización de los grupos étnicos, de las minorías, pues históricamente los grupos minoritarios vienen siendo sometidos a legislaciones y persecuciones por tener unos rasgos identitarios que no encajan en un modelo dominante y que les empujan a situaciones de marginalización económica. La prohibición del ejercicio de determinadas profesiones, la obligatoriedad de vivir en determinados territorios, la discriminación en el ambiente escolar y profesional son algunas de las razones que llevan a estos grupos sociales a la marginalización. La tentativa de colonización cultural no está separada de la exclusión económica. Al mismo tiempo, como nos recuerda Agamben, miseria y exclusión son también conceptos políticos, no solo cuestiones económicas y sociales.

La lucha por derechos

Pese a todo esto, en las grietas y brechas encontradas en este sistema socio-político-cultural, los colectivos gitanos muestran luchas ya históricas por sus derechos. La cantidad y diversidad de asociaciones y grupos reivindicativos son una prueba de esta lucha y también de la propia diversidad gitana. Así, la caracterización en cuanto a minoría es re-significada en la construcción de reivindicaciones por una sociedad más justa e igualitaria, sin privilegios. Además de deconstruir todo el imaginario negativo creado históricamente acerca de los gitanos, otro desafío es liberar a la sociedad mayoritaria de su “antigua y racista doxa o creencias comunes” (MATACHE, 2016, no paginado).

Es necesario comprender como los procesos históricos construyeron los privilegios de los cuales los grupos dominantes son los únicos beneficiarios, así como la importancia de crear igualdad de oportunidades, lo que significa la adopción de acciones afirmativas que corrijan los errores y hasta los crímenes cometidos en el pasado. Las minorías se organizan entonces para autoafirmar sus identidades y su derecho a la diferencia y, para ello, es necesario interferir en las instancias decisorias del Poder.
Las minorías reúnen a personas con características identitarias unificadoras – aunque no homogeneizadoras, ya que no está exento de contradicciones debido a las diversidades internas – en lucha por sus derechos, mediante el uso de herramientas también simbólicas, como la cuestión de su representación en los medios de comunicación, por ejemplo. Además, al no tener espacio en el orden jurídico-social instituido, han de buscar otras vías para el ejercicio de sus reivindicaciones.
Es en este sentido por el que hablamos de la lucha del pueblo (las minorías) por ser y sentirse parte del Pueblo, volviendo a la diferenciación hecha por Agamben. Por tanto, se da un movimiento que enfrenta al pueblo con el Pueblo, que es una constante en la historia. Y justamente el día en que estos dos conceptos coincidan se conquistará otro sentido, aunque ello solo será posible si ambos logran perdurar en el tiempo.


Gabriela Marques Gonçalves es periodista, con Master en Comunicación por la Universidade Federal de Juiz de Fora. Becada por la CAPES de Brasil, está realizando su Tesis Doctoral en el Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) con Amparo Huertas Bailén como tutora. Es también miembro del Instituto de Comunicación (InCom-UAB).
Contacto: gmgjornal@gmail.com

El texto fue revisado por la doctora Amparo Huertas, directora del Instituto de Comunicación (InCom-UAB).
Ilustraciones de la artista visual brasileña Luciana Fars.


1 Se optó por el término “gitano” considerando su uso por los propios colectivos gitanos españoles. Sin embargo, la autora es consciente de que hay un debate entre los sujetos de este colectivo en España en torno a la adopción del término “Roma”. También se optó por el uso del plural, considerando la diversidad interna de este colectivo.
2 Texto publicado en la página web del diario francés Liberation en 1995, último acceso 13/01/2017: http://www.liberation.fr/tribune/1995/02/11/la-double-identite-du-peuple_123802
3 Los dos textos de la autora utilizados aquí fueron traducidos y publicados en la página gitanos.org. Los originales están disponibles en inglés en la página del Huffington Post http://www.huffingtonpost.com/entry/57f29d40e4b095bd896a156a?timestamp=1475519595732 y http://www.huffingtonpost.com/entry/58253d92e4b02b1f52579f3a?timestamp=1479138689015.
4 Se refiere a las expulsiones de los Roms en el año 2010 en Francia.

Fuentes:

AGAMBEN, Giorgio. La double identité du peuple. (1995) Disponible en http://www.liberation.fr/tribune/1995/02/11/la-double-identite-du-peuple_123802
MATACHE, Margareta. El legado de los estudios gitanos en la erudición gitana moderna. (2016) Disponible en https://www.gitanos.org/actualidad/archivo/118509.html.es
MATACHE, Margareta. Palabra, imagen y pensamiento: la creación de la otredad gitana. (2016) Disponible en https://www.gitanos.org/actualidad/archivo/118108.html.es
OLIVERA, Martin. Stéréotypes, statistiques et nouvel ordre économique: retour critique sur la fabrique de la ‘question rom’. Etudes Tsiganes 2011/2 (n. 46), p. 116-135.

Desde la Universidad del Nº7. Primavera de 2017.
Por Gabriela Marques Gonçalves.