Un encuentro sobre el Flamenco más Gitano “La transmisión vivencial gitana como clave del flamenco”

Decenas de personas disfrutaron en el mes de octubre de 2018 de la propuesta del grupo de Investigación Bernó Strategies del que forman parte el antropólogo Iván Periáñez Bolaño, el sociólogo José Heredia Moreno y el escritor y periodista Antonio Ortega. Este acto se celebró en la Fundación Valentín de Madariaga de Sevilla, con la colaboración de Helena Pachón Luengo y estuvieron presentes Sandra Heredia, coordinadora del Grupo de Cultura del Consejo Estatal del Pueblo Gitano y María de los Angeles Carrasco, directora del Instituto Andaluz del Flamenco.

En el acto institucional intervinieron miembros de todas las formaciones políticas con representación parlamentaria en Andalucía que coincidieron en mostrar su apoyo al reconocimiento oficial del papel fundamental desempeñado por los gitanos en la eclosión y conservación del flamenco además de su compromiso con la causa abanderada por Bernó Strategies. El fin de dichas jornadas se centró en dar voz al flamenco gitano “esencialmente puro”, pero ¿a qué nos referimos? No hacia el enfoque academicista ni la formalidad, sino hacia una herencia familiar que llegó desde la India hace ya cinco siglos. La búsqueda del reconocimiento oficial del “flamenco gitano” se hace desde las señas identitarias y desde la dignidad gitana y no es difícil entender por qué, al contrario, es demasiado fácil como para seguir poniendo tantas trabas por parte de muchos… No significará perder nada, sino enriquecernos más si cabe, con un tesoro cultural declarado Patrimonio de la Humanidad como es el flamenco. De este modo, las propias familias gitanas podrán sentirse más acunadas porque se las reconozca “en alto”.

El cante gitano describe gran parte de la historia sufrida en sus carnes y es fiel reflejo de mil vivencias, porque en sus letras “va grabada la sangre”. Los gitanos viejos han descrito el flamenco en miles de casos a través del cante, por eso cuesta a tantos declarados “academicistas oficiales” reconocer que el flamenco es mucho más que pura teoría…

“El cante proviene de una gruta en el pecho
y el baile es de noble estirpe,
que se mamó en el hogar
o en los patios andaluces, junto a la lumbre

para los que acudieron a comer

lo que preparó aquel día, el amor de una madre”

El historiador de arte Miguel Ángel Vargas, el experto en romanó Nicolás Jiménez, la filóloga Araceli Cañadas y artistas como La Macanita, La Farruca, Salomé Pavón, Manolete, Tía Juana La del Pipa, o Pepe Torres hablaron sobre la desnaturalización del flamenco, el estudio de la etimología romaní en los cantes, el talento y la transmisión familiar, los linajes flamencos de Jerez o la perpetuación de las estirpes gitanas del flamenco.

 

La Macanita
Quejío flamenco, guitarra y compás

Salomé Pavón junto a Joaquín Albaycín

Se manifestaron cuestiones como que la filosofía y el aprendizaje del flamenco no es rectilíneo, ni estudiado, sino circular, transmitiéndose de generación en generación.

La proyección de la película “Triana pura y pura” y el coloquio celebrado con posterioridad en el que participaron su director Ricardo Pachón y algunos de los artistas presentes en la misma como Carmelilla Montoya, dieron lugar a uno de los momentos más emotivos del encuentro. Y gran expectación despertaron las actuaciones de José Valencia y Pedro María Peña; El Pati, Curro Vega, Melchor Santiago, José Lérida o Pepe El Boleco, a quien acompañó a la guitarra de Antonio García.

Pepe El Boleco

 

Pedro Peña

Finalmente, no podemos olvidar que Antonio Ortega fue uno de los grandes anfitriones de este original y multitudinario evento, que cuidó cada detalle para que todas las personas que asistimos comprendiéramos esta forma de entender “el flamenco desde los adentros”.

Antonio Ortega Rubio