Espinacas con almendritas machacadas

Desde Amarí queremos resaltar algunas recetas tradicionales para ponerlas sobre el mantel. Son platos que probablemente muchos hemos disfrutado desde nuestra infancia. Como en cualquier hogar, es básico tener nociones sobre esta forma de arte que nos lleva a disfrutar degustando. Es más que evidente que en esta tierra, la andaluza, se elaboran comidas sanas, deliciosas y variadas. Muchas familias gitanas también lo han hecho desde la más absoluta normalidad, compartiendo con los que han tenido la suerte de ser invitados a su mesa.

Soy Mariana Soto, mujer gitana que nació en el barrio del Sacromonte en 1952 y que, entre otras muchas recetas, aprendí de mi padre “el Raimundo” a preparar sus famosas “espinacas con almendras ‘tostaíllas, comino y azafrán”. 

Cuando era ‘mu pequeñita’, me sentaba junto a mis tres hermanas a disfrutar de este delicioso y oloroso plato, que ya adivinaba desde la plaza donde jugaba con “mi Paquito”, un pequeño gallo de alas azuladas que siempre me seguía por las calles empedradas de este barrio, repletito de historias que permanecen vivas en mi memoria.

Ingredientes

  • Un manojo de espinacas
  • Tres dientes de ajo
  • Almendras machacadas
  • ½ cucharadita de comino molido
  • ½ cucharadita de tiras de azafrán
  • Sal y pimienta

Preparación

En una sartén, sofreímos los ajos troceados para dorarlos un poco y los retiramos reservándolos en un plato aparte. En la misma sartén, añadiremos las almendras muy trituradas y las freiremos un poquito, sin quemarlas. 

Tras esto, añadiremos los ajos, las espinacas bien lavadas y troceadas, el comino y el azafrán. 

Después, a fuego lento, taparemos la sartén hasta que las espinacas estén tiernas y añadiremos la sal y la pimienta a nuestro gusto. Removeremos todo para mezclarlo bien, lo dejaremos reposar un poquito ¡y plato listo para que las disfrutemos!