Entrevista a Andrés Núñez y Andrea Núñez

Andrés ¿dónde creciste?

Aquí en Chiclana, aunque mi madre es de Utrera, por lo que mucha parte del tiempo de vacaciones, en verano, Semana Santa o Navidad iba allí con mis primos. A medio camino, más aquí, pero también allí…

Qué recuerdas de tu infancia, lo que aprendiste e inculcaron…

Yo creo que, como a todos, por ese carácter endogámico de pueblo de identidad propia, que (no me gusta la palabra integrar) por mucho que conviva en sociedad tiene unos valores, unos principios, una manera de ver el mundo distinta que no podemos perder. Eso es, quizá lo más importante.

¿Qué te atrajo del mundo de la política?

A mí siempre me ha gustado el mundo de la política, aunque no participara activamente…

La primera vez que voté fue en las Elecciones Generales del año 2000. Evidentemente cuando empiezas en la facultad, adquieres otros conocimientos, te involucras un poco más, lees más y a raíz de ahí, es cuando realmente empiezas a participar. Hay en Chiclana una persona dentro del Partido Popular que conocía a mi padre y le pregunté la posibilidad de incorporarme al partido y a partir de ahí, pasito a pasito, hasta donde he llegado hoy.

¿Cómo ha sido tu entrada al Congreso de los Diputados?

Yo iba cuarto por la provincia de Cádiz y el número tres presentó su renuncia, corrió la lista y entré yo como sustitución de ese compañero.

¿Tienes referentes dentro de la política?

Yo creo que Juan de Dios es el primer gran referente que uno puede tener, es más, el primer gran recuerdo que yo tengo en política es a mi padre enseñándome una gran papeleta en el Congreso para las Elecciones Europeas del Partido Socialista y entre los nombres de la lista estaba el de Juan de Dios. Tengo la imagen perfectamente grabada de mi padre diciéndome: éste es gitano. No votábamos al PSOE, votábamos a Juan de Dios…

Con el tiempo, con la experiencia, fui aprendiendo, escuchándolo…, y la capacidad de oratoria que tiene Juan de Dios, es abrumadora, no creo que hoy pueda igualarlo, aunque es verdad que en aquella época los parlamentarios tenían una capacidad dialéctica muy distinta a la de ahora, es verdad que tenían una formación oratoria que impresionaba.

Cualquier gitano que esté en política debería tener a este hombre como referente. Adolfo Suárez tuvo un papel para España y la sociedad que entiendo que cualquier político, indiferentemente a la ideología, fue una figura para mí clave en política, sin entrar en partidismos. Si te hablo de mi partido yo tengo a personas que me han parecido brillantes… Creo que la primera etapa de Aznar fue muy buena, Rajoy se ha topado con una situación política muy compleja, tanto en lo económico como en lo social, como es Cataluña y que no se ha sabido entender con la dificultad con la que él se ha encontrado, creo que gobiernos anteriores alimentaron un “dragón enorme” como es Cataluña y él ha sido el que menos lo ha alimentado y más problemas se ha encontrado, hablo solo de los presidentes de mi partido…

Actualmente Pablo Casado. He estado con él y es cercano, llamándome la atención la humildad que él tiene, no lo había visto al mismo nivel y tiene una capacidad oratoria que hoy día creo que en el arco parlamentario nadie tiene. A esos niveles creo que los tres muy a tener en cuenta en mi partido; otras figuras ya más cercanas son Teófila Martínez, la que ha sido alcaldesa de Cádiz, una mujer que actualmente con su edad, tiene una fuerza increíble, ¡imagínate hace 20 años! donde las circunstancias sociales eran otras, fue una de las primeras mujeres alcaldesas de España. Son referentes muy muy a tener en cuenta.

¿Qué te gustaría aportar desde la política al “mundo gitano”?

Pues yo creo que es algo que he visto muchas veces, que los gitanos tenemos un problema que hemos generado los españoles, que cuando nos metemos en política muchas veces se nos quiere limitar al mundo gitano… Entonces los políticos, concejales, parlamentarios, etc. dicen “los gitanos para los gitanos y exclusivamente para los gitanos”, eso al final lo que nos provoca y creo que puede ser la raíz o la causa, es que tan pocos gitanos hayamos ocupado cargos de relevancia al estar tan limitados. Evidentemente cuando haces una lista, necesitas a personas que puedan abarcar a un amplio espectro y si tu espectro está tan limitado a un colectivo en concreto, por muchos que seamos en España pues evidentemente tu radio de acción o influencia es muy reducido. Yo creo que lo importante en política es nuestra capacitación, que no nos limitemos solo al mundo de los gitanos, porque somos personas con nuestra formación y nuestra experiencia profesional que podemos mejorar nuestra sociedad en general y en particular evidentemente, al ser gitanos tenemos que tener mayor implicación con nuestro pueblo, pero el principio de base es que tenemos que ser y participar en términos de igualdad con otras personas en general. Lo que uno pueda aportar a favor de los gitanos, hombre, ya solo por visibilidad nada más, creo que hace mucho más que otras campañas o iniciativas… El hecho de que se visibilice a un gitano en el Congreso es a “efecto de marca” tremendo para nosotros y teniendo en cuenta los realities shows que nos denigran, el trato que nos dan la gran mayoría de las veces en los medios de comunicación, donde solo se destacan “las cosas malas”. Cómo es posible que no haya sido noticia que Silvia Arenas haya entrado en el Congreso y sí lo haya sido que cualquier gitano haya hecho una fechoría… Esa visibilización es muy potente y redunda muy en positivo más allá de cualquier campaña o de cualquier cosa que podamos hacer, porque al final tenemos un problema de prejuicio que es mucho más grave y dañino que cualquier acto que podamos hacer cualquier persona de determinada altura. En segundo lugar, si no estamos donde se toman las decisiones, no existimos: es así. Lo importante de la política es que te puedas reunir con un colectivo, con una asociación, con una fundación…, y cuando haya que levantar la mano, haya que ir a un pleno del ayuntamiento, de una Comunidad Autónoma o en el Congreso, haya alguien que en nuestro pueblo pueda defender a los gitanos.

Si no hubiera mujeres en los Parlamentos o en los plenos de los ayuntamientos, por muchas reuniones que yo pudiera tener con los hombres…, en los colectivos feministas una mujer va a defenderse mejor siempre que cualquier hombre, por muy feminista que sea, porque ella lo va a sentir en primera persona y los prejuicios que van a existir.

¿Ves “colores políticos” a la hora de luchar por la igualdad gitana?

Hace poco escribí un artículo sobre el feminismo, porque además lo sufren mis compañeras y es algo muy evidente. Si cuando se ataca a una mujer no se es de Izquierdas, nadie la defiende, o cuando se hacen campañas en materia de igualdad, las hace el PP no valen, solo valen cuando las hacen colectivos de izquierda o a partir de ahí… Yo dije que eso no era feminismo, era “ideologismo”: cuando te quieres apoderar de la defensa de una lucha o de una pretensión, solo vale si viene de tu ideología. Lo mismo puede pasar con los gitanos, solo vale si viene de la izquierda… 

En la izquierda yo creo que ha habido una transformación ideológica con el tiempo, cuando nace el movimiento obrero desde el posicionamiento obrero y se levanta contra la burguesía en una lucha de clases de los de abajo contra los de arriba, ese concepto que intentó reivindicar nuevamente Pablo Iglesias. Cuando empieza a crecer la economía, el Estado Social de Derecho avanza, nos encontramos con una clase media muy potente donde la gente tiene puestos de trabajo con sueldos más o menos razonables, con vacaciones, con derechos “más o menos normales” y entonces esa lucha de obreros contra jefes se diluye cada vez más. ¿Qué es lo que pretende la izquierda? transformar esa lucha vertical por horizontal y “me apodero” de todos los colectivos que puedan sentirse ofendidos para reivindicarlos o defenderlos y “me pongo” detrás de la pancarta; gais: si eres de derecha no puedes ser gay, en las “Nuevas Generaciones” donde está el colectivo gay más grande de España, ahí si encuentras “un hetero” es suerte. Cómo es posible que en el colectivo juvenil del PP haya un colectivo juvenil y un porcentaje de gais abismal, y sea la izquierda la que se apodere de esta idea. Mujeres o cualquier colectivo: la izquierda, minusválidos: la izquierda. Por ello, se ha transformado la defensa de la sociedad y como vertical ya no cabe, en horizontal. Todo movimiento que quiera defender a los gitanos tiene que venir de la izquierda, entonces defienden “a los desfavorecidos”. Yo no lo veo así porque al final los hechos cuáles son, que al final hay en el Congreso dos gitanos y los dos están en el Partido Popular.

La izquierda ha transformado su discurso de abajo a arriba contra la burguesía en un movimiento horizontal encasillando a la gente en colectivos, entre ellos está también el colectivo gitano, diciendo “solo desde la izquierda podemos defender a cualquier colectivo, en este caso a los gitanos”.

Lo cierto es que hay por primera vez dos diputados gitanos en el Congreso y los dos son del Partido Popular y yo creo que enlazándolo con lo anterior, en el momento en que no somos exclusivamente políticos gitanos para los gitanos tenemos muchas más opciones de participar en términos de igualdad que cuando eres simplemente un gitano que se mete en política, pero si te quitaran ese elemento no podrías estar donde estás, porque no puedes aportar donde llegas, así que entiendo que debas estar donde se toman las decisiones.

Que la izquierda se quiera apoderar de ese posicionamiento de únicos defensores, sobre todo además cuando intentan asociarlo a decir que es la derecha la que ha maltratado a los gitanos, es un discurso muy “carlista”. Aquí hubo una Dictadura donde Franco no es que nos tratara “bien del todo”, lo dejamos ahí…, pero en la República, donde existió la persecución contra muchos gitanos por el hecho de serlo; recordemos al Beato Ceferino que defendió a otra gitana… En el caso europeo, la masacre que ha provocado la izquierda con el Comunismo, con los gitanos homosexuales, etc., solo tendríamos que leer un poquito… Con esto no quiero decir que la izquierda sea peor que la derecha, o que Hitler fuera peor que Stalin, solo digo que no es comparable el posicionamiento de decir ahora: una es peor que otra, en tiempos democráticos, en el siglo XXI donde ese discurso reduccionista o simplón no casa.

¿Cómo está resultando tu trabajo en el Congreso?

Hombre, ¡acabo de llegar! Como me dijo un compañero del PP “no rompas nada” y el primer día ya es suficiente.

Hubo mucha información, solo había estado una vez allí y ya cuando ocupas tu escaño con tu nombre y apellido, es abrumador el ambiente, la prensa y miras para arriba, los tiros en el techo, las alfombras, es absolutamente todo…

Me tienen que asignar una comisión, un tema y podré hacer un trabajo específico sobre ese tema.

¿Has recibido muchos apoyos?

Muchísimos, sobre todo a raíz de la carta de Juan de Dios, gitanos de Francia, de todas partes de España, gitanos que conocí hace 20 años que me han visto y con los que había perdido el contacto, me han visto en la página del Congreso de los Diputados y me han llamado para darme la enhorabuena. A unos niveles que ni yo mismo he creído porque me han sorprendido, uno no es consciente de lo que puede llegar a ser el paso que se ha dado. Yo fui a Madrid a la Convención anual del PP a pasar el fin de semana y me quedé el lunes para tomar posesión; así lo hice, pero cuando volví a Chiclana, vi a la gente parándome para darme la enhorabuena, Juan de Dios escribió el artículo y tras eso, me llegaban mensajes de gitanos de toda España sintiéndose representados y orgullosos…, esto tiene mucha más dimensión de lo que uno pensaba.

¿Qué lugar te gustaría que tuviera la cultura gitana en la sociedad?

Se ha asociado la cultura gitana al folklore y la marginalidad, creo que eso no se corresponde con la realidad. El flamenco, siendo una música íntimamente asociada a los gitanos, es impensable concebir el flamenco sin los gitanos. Sin los gitanos no existiría el flamenco, aunque no sea exclusivo de los flamencos.

Ahora se habla mucho de apropiación cultural con el tema de Rosalíay me parece una verdadera tontería ¿cómo me van a quitar lo que es mío si esto no existiría sin mí? Esas afirmaciones las asocio más a una pretensión de buscar una visibilidad aprovechándose del trabajo de una artista, en este caso el de Rosalía. De hecho, Rosalía no hace flamenco, ni el Niño de Elche…Yo presumo de lo que soy y soy lo que soy: para lo bueno, para lo malo y punto. Yo defiendo lo que yo soy. Ayer en la Cadena Ser lo hablaba, se habla de micro-machismos, pues existen también los “micro-racismos”e incluso “macro-racismos” de quien menos te lo esperas…

¿Cómo ves la convivencia entre gitanos y no gitanos en Chiclana?

Aquí siempre ha sido “razonablemente bien”,diferencias sociales históricas, casi un siglo de diferencia por el nivel educativo de puestos de trabajo por calidad, pero nunca ha habido un rechazo social. Los micro-racismos de toda la vida de que al final nadie quiere “un gitano como vecino”,pero no ha habido grandes problemas sociales de chabolismo ni guetos. Al contrario, siempre se ha visto buena convivencia. De todas formas, el “pequeño racismo”del día a día siempre existirá, los pequeños detalles…, ese lo llevas encima como “una piedra de la playa”.

Andrés, ¿harías algún tipo de autocrítica hacia la parte gitana?

Por supuesto, la primera que hay que hacerse en general porque todos hemos pecado muchas veces ahí, es que ante el prejuicio y el racismo hay dos vías: te acomodas, te encasillas y te proteges en tu “zona de confort”, de que como somos todos gitanos y no hay nadie más; o te esfuerzas, “te elevas por encima” y trabajas el triple para que te valoren a la mitad. A mí en realidad, la consecuencia de los mensajes que he recibido en mi casa desde chico, mi padre siempre me ha dicho “tú al final vas a ser siempre el gitano”por mucho que estudies o trabajes, por tanto, tienes que esforzaste el triple para que te valoren por debajo. Ante eso tienes dos opciones: o te valoras el triple, o te quedas en tu casa y “me junto solo con los gitanos”.Yo creo que esa es la autocrítica en la que todos hemos caído porque creemos que “no nos compensa”como para el beneficio futuro que voy a hacer.

Nos hemos dejado contaminar mucho por elementos externos, como por ejemplo la televisión que nos ha influenciado o nos ha hecho involucionar, lo hemos comentado mucho los gitanos jóvenes de aquí: por encima son viejos y por debajo son “niñatos”.Nosotros éramos incapaces de hacer determinadas cosas y vemos a la generación siguiente que con 20 años hacen cosas que no hacían ni sus abuelas, como casarse súper jóvenes, no tener trabajo y tener 2 niños.

Esa autocrítica hago, más tener que estar los padres encima, dando los mensajes correctos. Tú alcanzas la educación académica cuando la educación sobre el mensaje de lo que es bueno y malo lo tienes claro. Si el mensaje de que los “Gipsy Kings”no es malo, lo pones en tu casa y te ríes, el mensaje a ese niño de 7 o 12 años al final lo normalizas y asumes como propio. Si yo le digo a mi niña “tú me vienes a mí con un novio ¡y te enteras!” no porque tenga un novio sino porque tiene que estar estudiando. Es la educación académica la que nos hace autosuficientes para no depender de nadie… Ese es el objetivo: la educación académica nos da la libertad de elección y nos da las herramientas para poder competir socialmente y salir de una situación de desventaja social. Tú no llegas ahí si no tienes una base de educación sólida en tu casa, si tú lo normalizas todo al final llegas al punto en que esos elementos no materiales, no le das valor. 

El leer te enriquece, lo que crees bueno y no, el bien y el mal, tu capacidad de elección para poder decidir tú qué es lo bueno y qué es lo malo, eso no lo puedes valorar si tú no tienes antes una educación social sólida. Ahí hay que hacer una crítica social de los padres, no de los niños, para que marquen bien el camino.

¿Qué nos contarías sobre la realidad feminista gitana?

Hombre, tengo dos niñas, en mi casa somos tres mujeres y yo, así que como me ponga tonto me hacen una “moción de censura” y me echan de mi casa (sonríe). La mejor cura contra el machismo es tener una hija, porque al final lo que quieres para ella no es tener una desventaja, no quieres que tu hija dependa de un hombre, que esté a merced, en todos los sentidos, de dependencia de un hombre. Yo quiero, primero que sea feliz y segundo que sea libre, para elegir lo que ella quiera es formación académica y tener confianza para llegar a ese punto. Es verdad que nosotros estamos influenciados en ese punto por nuestra cultura y tenemos una forma de actuar socialmente, unos principios y unos valores que no pueden ser juzgados desde una sociedad occidental… Si tú le preguntas a cualquier gitano qué es lo más importante para nuestra sociedad te va a decir: la familia. En el 99,9% y a quién dejamos al cuidado de lo más importante es a las mujeres. Esa reflexión también la tenemos que hacer.

Andrea Núñez junto a Andrés

Un día, en una charla de un militar que estuvo mucho tiempo trabajando en Oriente Medio, nos contó: “la diferencia de ellos con nosotros es que ellos tienen una visión colectiva de la sociedad y nosotros tenemos una visión individual”. Incluso en la Declaración de Derechos Humanos se habla de lo mismo, “no hay una distinción entre hombre y mujer, ellos ven: sociedad. Los hombres tienen un papel dentro de esa sociedad y las mujeres tienen otro.”

No es trasladable a nosotros porque evidentemente nosotros vivimos en España con una cultura española en una sociedad Occidental…, pero esas visiones tampoco las tenemos que dejar de lado. No es viéndolo desde una visión machista, no es decir “las mujeres no pueden hacer esto o lo otro” …, por ejemplo, cuando se habla del “pañuelo”, cuando se dice “las mujeres no pueden mantener relaciones y los hombres pueden hacer lo que les dé la gana, como no les van a hacer ninguna prueba después.”Si le preguntas a una mujer sobre “el pañuelo” te va a decir “es un momento donde gira casi toda la vida social, no solo de una mujer, sino desde que entras en la adolescencia hasta que te casas, es algo tan emocional, tan honorable dentro de la familia”. No hay que verlo solo desde un prisma machista, prohibitivo. Siendo hombre quizá es muy fácil hablarlo, pero diciéndole a ella “tú eres libre de hacerlo ¿sí o no? pues tú haces lo que te dé la gana”

El problema es cuando se te impone, ¿por qué es denigrante, malo, negativo o machista que una mujer elija hacer eso y no lo es que una mujer elija tener 20 parejas sexuales antes de casarse? Al fin y al cabo, el criterio tuyo personal o social es el que tú vives ¿por qué va a tener que imperar una sobre la otra opción si quien escoge es libre escogiendo?

Van a decir: “sí, claro, es que no eres libre porque la sociedad te obliga o tu entorno social te ha llevado a que tú pienses que ésta es la mejor opción…”Bueno, también te ha llevado a pensar que también es la mejor opción tener 20 parejas sexuales antes de casarte, porque tú no vives en medio del bosque, solo… Es mucho más complejo que a la hora de juzgarlo a la ligera y determinar que un acto es o no machista. 

Las mujeres no entiendo que tengan que dejar de estudiar porque si no, “no eres buena gitana” o “dejas de ser decente”, además casi el 100% de universitarios gitanos son mujeres. Es esencial para el desarrollo de los gitanos en España la influencia que tienen ellas en las casas en general (no hablo solo de los gitanos) y es todavía mucho mayor que la de los hombres. Por tanto, las gitanas que van a ser transmisoras de esa educación del hogar van a influir también en el valor de la importancia de la formación académica. Luego puede haber problemas derivados a la hora de encontrar una pareja, ya que encontramos a gitanos y gitanas que han estudiado y no están casados con gitanos, porque no encuentras una correspondencia emocional en una persona que no tiene tu misma formación y encuentras un vacío a la hora de completar tus necesidades, esto supongo que con el tiempo se irá normalizando…


Paseo marítimo de Chiclana

Entrevista a Andrea Núñez

Andrea ¿dónde creciste? Háblanos de tu infancia.

Aquí en Chiclana. Recuerdo la playa, la familia, los cumpleaños, todos juntos, nosotros “somos una piña”, todos juntos y a todos sitios íbamos juntos, primos y primas… Es lo que más recuerdo de mi infancia.

¿Qué valores te inculcaron?

Muchos valores, porque mis padres han sido muy abiertos, siendo gitanos han sido muy abiertos…, y lo principal el respeto a los mayores, el cuidado de los pequeños, el valor de la mujer.

Tengo dos hermanos, yo soy la única niña y a mí siempre me han educado en que yo eligiera mis propias cosas, lo que yo decidiera: “si quieres estudiar esto tú estudia, nunca me han puesto pegas”

Andrea Núñez

Háblanos de tu actividad profesional.

Soy administrativo, he estado siempre trabajando en una empresa grande de aquí de Chiclana, de maderas. Terminé el Instituto y no llegué a la Universidad, terminé el Bachillerato de Ciencias Sociales y entré en esa empresa. Eché mi currículo, me llamaron y allí me he llevado doce años, siempre he estado allí… Después he estado haciendo cursos de Mediación Social, Administrativo, en fin, siempre formándome. Ahora tengo una niña con un añito y no estoy trabajando, además tengo otra niña de siete años.

¿Cómo os conocisteis?

En realidad, nos conocemos desde siempre… Él salía por el pueblo con los niños, yo con las niñas y nos juntábamos todos. Así, empezamos con mensajes de texto (ríe)y hasta ahora… Nos casamos en 2009 y en nuestra boda ¡hubo muchísima gente!

Andrea, ¿nos describes vuestra boda?

Para mí, antes hubo “un poquito de nervios”, en fin, de que todo estuviera bien, lo mismo que cualquier persona que se case… Y ya luego alegría.

¿Celebrásteis el conocido “Rito del pañuelo”?

Sí.

¿Por qué lo decidiste?

Yo lo tenía claro: de siempre. Mi padre nunca me dijo “lo tienes que hacer”, mi madre tampoco…, sino yo fui libremente, yo quería tras 7 años de novios, juntando nuestras cositas en nuestra casa, yo tenía mucha ilusión por “sacar nuestro pañuelo”, para mí es algo …, no sé, me gustaría inculcárselo a mi hija porque es una experiencia que, verás, nosotros estos temitas son un poquito “tabú” pero para mí fue algo maravilloso…

¿Qué defiendes como mujer gitana?

Principalmente los valores que tenemos y la libertad: tenemos que ser mujeres libres, formarnos (para mí es lo más importante) hoy en día tengo dos niñas y lo que quiero es que sean independientes y se formen. Es lo que quiero.

¿Ves muchos cambios en la vida de las mujeres gitanas?

Veo muchos cambios, si miro a la generación de mi madre hay cambios…

¿Se ha ido a mejor en esos cambios?

En parte. Creo que hay mujeres que estudian, pero muy pocas… A veces parece que vamos un poquito “para atrás”… Deberíamos avanzar y sin embargo hay familias que no captan la idea, es lo que me hace pensar. 

¿Ves problemas de algún tipo en Chiclana en cuanto a la población gitana?

Yo en Chiclana, por mis rasgos no he tenido problemas de racismo nunca, pero sí que es verdad que cuando la gente se entera que eres gitana te dicen: “¡Ay, pero tú no lo pareces!” me lo han dicho muchísimo, así como “ah, pero es que tú no hablas igual, o por los ojos o el color de piel no pareces gitana”A mí eso me duele más… Y la gente cree que con eso te están diciendo un piropo y lo que hacen es todo lo contrario, eso molesta.

¿Crees que se deberían cambiar aspectos de la cultura gitana?

Yo creo que no. Nuestra cultura es la que es, aunque hay que adaptarse a los tiempos y se inculque la formación, sobre todo eso, porque es lo único que les va a abrir puertas a un futuro. Nuestra cultura es muy bonita, yo sin familia no hago nada…

Andrea, háblanos del Evangelismo ¿qué te aporta?

Yo he sido libre para elegir la religión y he sentido cosas ahí que no he sentido en otro sitio: el calor, cada pasito que doy se lo pido antes a Dios, digo: “Dios mío ayúdame antes con esto”.Para mí el Evangelismo es una filosofía de vida.

¿Qué te ha parecido que tu marido Andrés entre en Política?

A mí no me gusta, además él es muy buen abogado, yo he estado trabajando con él, sé cómo es y lo que le gusta su trabajo…, y a la política la tiene él como “un hobby”. Él quiere cambiar el mundo, tal cual. Yo sé que le apasiona la política, pero su trabajo le va muy bien y a mí me gustaría que dejara el mundo de la política, pero hay que respetar y hay que apoyarlo, porque es su momento y hay que apoyarlo.

Entrevista: Mariola Cobo Cuenca

Fotografía: Luis Miguel Zapata Luna

Primavera, 2019.