RomArchive y el Flamenco

A finales de 2017 me contactó Isabel Raabe para contarme un proyecto en el que estaban trabajando un grupo de intelectuales gitanos de toda Europa. El título era “RomArchive” y aunque en principio, me sonó a archivo o biblioteca “Romaní”, cuando me explicó más comprendí que era una muestra seleccionada por estos expertos y expertas intelectuales divididos en 9 áreas. También me comentó Isabel, que este proyecto quería hacer historia al ser una fuente de conocimiento creada por gitanas y gitanos y ofrecer la aportación de este pueblo en diferentes áreas de historia y la cultura europea, creando una narrativa nueva y no colonizada. 

Esta idea me sedujo de un modo instantáneo y en cuanto me ofreció subirme a bordo dirigiendo la sección de Flamenco tuve claro cual sería mi enfoque: “Dar a conocer la contribución gitana en el Flamenco: El Flamenco Gitano”.

Pero, ¿cómo enfocarlo?, en la preparación de mi tesis doctoral estuve analizando y comparando diferentes tipos de cantes por Soleá y dispongo de este material, pero me parecía algo muy técnico y que podría no ser atractivo ni comprensible a muchos. La idea era que todos lo quisieran leer. 

Tenía claro que para entender cómo los gitanos expresaban el Flamenco habría que partir de conocer su pasado. Por eso, necesitaba contextualizar toda la etapa anterior al Flamenco, que va desde finales del s. XV a mediados del s. XVIII. Teniendo dos acontecimientos claros que lo marcan: el inicio de las políticas represivas con la primera pragmática antigitana de los Reyes Católicos en 1499 y el genocidio de 1749 conocido como “La Gran Redada” y las consecuencias que esta tendría para el pueblo gitano, incluyendo su música evidentemente. Para contar esta etapa histórica pedí ayuda a dos expertos en la materia que se ofrecieron con gran ilusión (Araceli Cañadas y Manuel Martínez). 

Para el segundo bloque de la sección tuve en cuenta que los primeros cantes de los que tenemos noticias (Tonás) son de los años que siguen a “La Gran Redada” (¡¡Qué casualidad!!), está claro que este trauma y las consecuencias sociales (desconfianza, incomunicación…) fueron el detonante de una nueva forma de expresión: el Flamenco Gitano.

Una vez que el Flamenco Gitano había nacido, solo había que buscar donde y quienes fueron los padres y madres para comprender que los Gitanos Flamencos habían usado este idioma como hecho comunicativo y, que en ausencia del Romanés como lengua (¡¡el Flamenco es nuestro Romanés!!) habían nutrido y enriquecido el repertorio de los Cantes Gitanos a través de personajes de gran talento musical habían ido dejando sus aportaciones desde de sus reducidos núcleos locales. Para mí era importante que al igual que todo aficionado a la música conoce el nombre y la importancia de Beethoven, Vivaldi, o Mozart…, Romarchive rindiera tributo a La Serneta, Enrique el Mellizo o Frijones entre otros por la repercusión que en la creación del repertorio Flamenco han tenido.

Otro hecho importante en el devenir de esta música será el salto generalizado a los escenarios, creando profesionales gitanos que tendrán más tiempo y energías que dedicar a su arte y que se enriquecerán artísticamente con otros artistas y que, además, deberán adaptar el repertorio al gusto del público que pagaba su entrada. Esto dará lugar a un Flamenco familiar y alejado del escenario y otro que se desarrollará en las tablas de los Cafés, teatros y peñas de forma profesional. Aunque ambas formas se nutrirán la una de la otra, no evolucionarán de la misma forma y ritmo. Del paso del Flamenco a la escena Miguel Ángel Vargas contribuyó a la sección con un artículo que recomiendo su lectura. 

Otros grandes artistas, herederos de sagas y tradiciones han colaborado conmigo aportando textos escritos abordando conceptos como la familia, el lugar donde se criaron o la influencia de compartir la vida con genios gitanos. En concreto, Belén Maya nos habla de la revolución que su padre, Mario Maya, fue para ella y para el Flamenco. Dorantes narra como, aún siendo un músico permeable a las más diversas influencias artísticas, es la familia la que ha creado su base sobre la que construir. Pedro Peña nos regala un texto sobre la influencia de haber vivido y convivido durante muchos años junto al Lebrijano como sobrino y como compañero artístico. Sin duda, estas tres aportaciones tienen un valor inmenso para la sección.

La historia suele dejar vencedores y vencidos, primeros y segundones… el Flamenco ha sido y es, injusto con Granada y su aportación a este arte, a menudo no suficientemente valorada. El cantaor Antonio Campos, en un extraordinario texto, nos ofrece datos sobre como gitanos granadinos como “el Cujón” fueron pioneros visionarios en vender el Flamenco a los turistas que venían en el S XIX creando las diferentes zambras en el barrio del Sacromonte. ¡Al César lo que es del César! 

Pero yo quería que, además de lo escrito, la imagen estuviera muy presente. Vivimos en los tiempos de la pantalla, donde lo visual prima. Por eso conté con la ayuda de Tere Peña para realizar entrevistas de video a algunas de las principales figuras del Flamenco. Nadie como ella para poder sacar lo mejor de estos artistas. De haber sido otra persona quien fuera con la cámara, no le hubieran contado lo mismo ni se hubieran sentido tan a gusto como con ella.

El resultado es magnífico, 16 documentos de video en los que numerosos artistas, bailaores y bailaoras, intelectuales, productores, investigadores gitanos y no gitanos hablan sobre la enorme contribución del pueblo gitano al Flamenco y como el Flamenco Gitano es una forma de expresión original y única en el mundo. Frases lapidarias como las de Matilde Coral cuando afirma que no le gustan las medias tintas y que un Gitano Flamenco sonará diferente siempre… o cuando el tío Manuel Morao con toda claridad dice que el término Flamenco sirve para vender un sucedáneo del Flamenco Gitano. En la misma línea, el tío Pedro Peña nos dice que el término Flamenco no engloba una música unitaria ni homogénea y que la música de los gitanos flamencos debe considerarse como una expresión independiente dentro del conglomerado llamado Flamenco. 

No quiero adelantar mucho más para que sean los propios visitantes los que descubran las perlas que nos han regalado en estas entrevistas artistas como: Diego Carrasco, Farruquito, Juana Amaya, Paco del Gastor, Tomás de Perrate, Fernando de la Morena, Vicente Soto, Ricardo Pachón, Ramón Soler, Manuela Carrasco, Antonio el Pipa…

Además, el Centro Andaluz de Flamenco ha realizado una cesión a RomArchive en forma de archivos sonoros e imágenes. Entre ellos, encontramos discos de genios clásicos como Manuel Torre, La Niña de los Peines, Tomás Pavón, El Gloria, Juanito Mojama, Isabelita de Jerez y muchos más. La cesión incluye doscientas fotos y postales de principios del S XX que ilustran perfectamente el momento y las condiciones en las que vivían muchos de los gitanos que fueron tan importantes en la historia del Flamenco. Gracias Paco Benavent y Ana Tenorio por vuestra colaboración.

Pastora María Pavón Cruz “La Niña de los Peines” 

Esto es RomArchive, una exposición viva que acaba de nacer, que tiene mucho que completar, y que por suerte estará en continua expansión porque el Flamenco Gitano seguirá vivo.

Por último, agradecer a todas las personas que han apoyado este proyecto y que han dado su ayuda desde sus posibilidades y esfuerzo, gracias a ellos ha salido adelante: Alfonso García, Rosa María K. Cisneros, José Luís Arriaza, Nuria Serrano, Nadia Messaoudi. Gracias.

Por Gonzalo Montaño Peña

Primavera 2019.