Rom en Roma, una mirada a la vida en los campos nómadas

Desde 1984 en casi todas las regiones italianas se han aprobado leyes destinadas a la protección de la etnia y la cultura rom. En cada normativa hay un uso de estos términos que muestra diferencias y problemática a la hora de definir esa cultura: cultura de los rom y de los sinti, de los gitanos, de la etnia y de la cultura de los nómadas, minorías nómadas, poblaciones de pertenencia a grupos étnicos tradicionalmente nómadas y semi-nómadas, etc.

El nomadismo es un rasgo identificador de una cultura específica, que justifica acciones basadas en la precariedad y en la necesidad de la «civilización». Así se justifica cualquier tipo de intervención socio-político-cultural por parte del gobierno que administra el «sector nómada» (así se denomina en algunas administraciones públicas).

Bajo la protección y el derecho al nomadismo, todas las leyes contienen disposiciones relativas a la creación de áreas de estacionamiento y tránsito especialmente equipados, que se asignan a los nómadas. Es desde aquí donde comienza la historia de los campos que hacen de Italia un lugar original respecto al resto de Europa y que le dará el reconocimiento de «país de los campos nómadas». En este importante cambio histórico se ha definido la cultura de un pueblo dentro de una ley, y el resultado ha sido la esencialización y minimización de una cultura durante décadas.

En Italia, el nomadismo se identifica como un elemento clave de las minorías rom, y el nombre de «nómada» se utiliza para identificar a todo el grupo étnico desde muchos ámbitos como en la administración, noticias de prensa, política, etc. De hecho, muchos de los grupos presentes hoy en el territorio italiano provienen de experiencias de una prolongada vida sedentaria. Incluso entre los grupos históricos de los rom, que tradicionalmente se dedicaban a actividades itinerantes, sufren desde hace años un proceso de sedentarización. La distancia entre la imagen del «nómada» destinatario de los reglamentos, y la realidad formada por comunidades muy diferentes en historia, necesidades y aspiraciones, hace que las reglas no sean las adecuadas para responder a los procesos de transformación e inclusión.

Ejemplos de «campamentos autorizados» o «tolerados» en Roma.

Ejemplos de «campamentos autorizados» o «tolerados» en Roma.

En los años 70 la población gitana era esencialmente la de su asentamiento histórico, que hoy vive en sus propias casas al sureste de la ciudad o en la vivienda pública. A finales de los años 70, 80 y principios de los 90, un flujo de inmigrantes procedentes de la antigua Yugoslavia y Rumanía, han cambiado el panorama de la presencia rom. Huyendo de la guerra y de la pobreza en busca de nuevos lugares, decenas de familias se han asentado en refugios improvisados en los asentamientos históricos de la zona este de la ciudad, fundando grandes nuevos asentamientos cerca de los ríos o carreteras principales.

Ejemplo de los «poblados equipados».

Ejemplo de los «poblados equipados».

Desde finales de los 80 el Ayuntamiento de Roma ha comenzado a abordar la presencia de chozas y refugios improvisados a través de la elaboración y la aplicación del «Plan Nómadas» respondiendo a las emergencias con soluciones temporales. En 1995, según un censo de la ciudad de Roma, en los 51 campos se estimó la presencia de 5.467 personas. A partir de ahora, las decisiones políticas y administrativas no van en la dirección de una posible inclusión, sino hacia una política de desalojos urbanos con la concentración en las grandes áreas periféricas. A partir de aquí nace la «Oficina Nómadas», dentro del actual Departamento para la Promoción de Servicios Sociales y Salud, con tareas específicas, principalmente vinculadas a la «gestión» de los campamentos a partir de las condiciones higiénicas y sanitarias. En esos años nacieron también los primeros proyectos de educación de niños en el actual Departamento de Servicios Educativos y la Escuela que se basa en un proyecto ad hoc por acompañamiento y matriculación escolar. Los niños van acompañados en buses diferentes respecto al resto la población escolar. La administración hizo todo en el campo, por lo que no había necesidad de sacarlos de allí y que vieran más allá de su realidad.

En la primera mitad de la década del 2000, con el desarrollo de los llamados «Poblados Equipados» podemos identificar un mayor deterioro de las políticas cívicas. Estos «poblados» fueron trasladados cada vez más lejos de la ciudad y de los servicios. Hay una reorganización de los asentamientos a través de desalojos sin viviendas alternativas, transfiriéndose a otros mayores y más periféricos.

El año 2005 ha sido crucial para Roma con el diseño y construcción de los que todavía son «campos» más amplios (llegando a acoger hasta 800-1000 personas). Con estos campos se abre una línea de gastos cada vez más costosa, (la de la infraestructura y la gestión con empresas y cooperativas contratadas externas) que se desarrollan entre la ambivalencia del control y los servicios socio-educativos.

Con la instalación del nuevo Concejo Municipal en mayo de 2008 nació el llamado «Plan Nómadas». Este hecho pretendía cumplir con la emergencia en el territorio del Municipio de Roma, siendo aprobado por el Decreto del Presidente del Consejo de Ministros de 21 de mayo 2008, con la declaración de un estado de emergencia en relación a los asentamientos nómadas en las regiones de Campania, Lazio y Lombardia: «(…) situación de alta criticidad en las provincias de Nápoles y Roma, donde hay una alta presencia de comunidades nómadas en las zonas urbanas y de los alrededores, con los asentamientos ilegales en gran medida, (…) la situación antes descrita se ha traducido en un incremento de la alarma social, con incidentes graves que ponen en grave peligro el orden público y la seguridad pública…».

En la Región, con la Resolución del Presidente del Consejo de Ministros no. 3676 de 30.05.2008, el Prefecto de Roma fue nombrado «Comisionado Adjunto de la aplicación de todas las medidas necesarias para superar el estado de emergencia en la región de Lazio, con especial referencia a las zonas urbanas de la ciudad de Roma y sus alrededores». En 2007 con la firma del «Pacto por la seguridad de Roma» y en 2008 con la Declaración de un estado de emergencia, se contempla una nueva aceleración en términos de desalojo de los asentamientos informales y la expansión y el control de los poblados equipados. En particular con la «Declaración de estado de emergencia» en la ciudad de Roma se dedica una gran parte del presupuesto total del Ministerio del Interior, casi exclusivamente a la eliminación de pequeños asentamientos, a la reestructuración y al control de los campamentos, cada vez más grandes con la construcción de otros nuevos. Actualmente, la presencia de los gitanos en la ciudad se distribuyen en 3 tipos de asentamientos, que constan en los documentos oficiales denominados «campos», más allá de los campamentos de ocupantes ilegales (a menudo referidos como «espontáneos») y diseminados por toda la trama urbana con riesgo al desalojo:
Campamentos autorizados (a veces denominados «tolerados»), donde no existen centros de salud y servicios sociales, casi todos ubicados en terrenos propiedad de la ciudad y donde casi en su totalidad están compuestos por cabañas, caravanas y chozas construidas por ellos mismos y provistos con baños químicos.
Campamentos equipados que generalmente se construyen en terrenos vallados y propiedad del ayuntamiento. Aquí no hay vigilancia, centros de salud o servicios sociales y las casas en forma de contenedor están equipadas con una toma de conexión eléctrica.
Poblados equipados (o «poblados de Solidaridad»), diseñados y construidos a mediados de la década del 2000, con unidades independientes, conectados a la electricidad y el agua potable. A pesar de la diversidad de situaciones, están vallados y tienen vigilancia por vídeo con un servicio de seguridad que se ocupa de la identificación y registro de entradas y salidas con la apertura y cierre de la puerta de entrada a determinadas horas. Están construidos en un terreno municipal o privado (con un gran coste para alquilar o comprar).

Cambios en la distribución de los asentamientos en Roma.

Cambios en la distribución de los asentamientos en Roma.

Los campamentos de hoy en día aún se basan en la construcción cultural de un gitano representado como inadecuado y catalizador de la negatividad que se debe mantener distanciado. Absurdo es el ejemplo de la ciudad de Roma como perseguidora de la integración con políticas de aislamiento. Estos campos no son una solución y la antropología como crítica cultural, debe estar dirigida hacia una análisis más amplio del sistema que produce la política de los campos.

Por Anna Maria Pasquali.